Cerca de la cima siempre hay mil excusas para bajarse y una sola para subir